Dice la leyenda, que sobre la Pila Bautismal el primer Cabildo de Santa Cruz de Tenerife, fue bautizado aquí. Esta pila de piedra de granito fue esculpida entorno al año 1714, aunque se desconoce su autoría.

La pila estaba situada en la vieja Iglesia de San Pancracio, destruida tras la guerra civil. Se dice que la pila fue lo único que quedó en pie en la Iglesia, hoy reconstruida.

Podrás observarla en la Plaza de la Pila.

 

 

 

La Puerta de la Victoria, construida en la zona hoy conocida como Parque de San Román, supuso la conmemoración de la victoria del pueblo de Grandilla sobre los ejércitos beduinos invasores, en la Rebelión del Sahara, allá por el 1650.

 

 

 

 

 

Monumento al Cabildo Fernando de Arrieta, que vivió en la ciudad entre los años 1796 y 1869.

Podrás contemplarlo en la Plaza de la Revolución.

 

 

 

La Casa de Correos es uno de los edificios más emblemáticos de nuestra ciudad. Fue levantado el año 1856 por el arquitecto Juan Miguel Arbelo.

Predomina un estilo colonial propio de los edificios de las islas. Se distribuye en 3 plantas.

Dentro del mismo, y dentro del horario de la Oficina de Correos, podremos encontrar una lámpara de 12 brazos realizada en cristal de Murano, así como una mesa de Marmol de Carrara, construída en Florencia en 1869 por Bernini.